martes, 12 de mayo de 2015

"TEAM D"

Team Defense, Team Detroit, Team Dumars. Nos situamos. Los Ángeles, 6 de Junio del 2004.

En 2004, el mejor comando formado por 5 de los mejores miembros de la NBA fueron subestimados y no tardaron en resarcirse, hoy buscados aún por aquellos destrozos que cometieron, alguno de ellos sobrevive como comentarista y/o entrenador, si tiene usted algún problema quizá pueda volver a disfrutar de ellos, si los encuentra.

Let´s Go To Work
En aquella ocasión era un enemigo del pasado, de aquellas épicas batallas a finales de los 80 bautizadas como "Showtime" vs "Bad Boys" en esta ocasión el gran Andrés Montes tituló la final: "Glamour" vs "Lá fábrica".

Dicha ocasión pintaba mal para aquel comando liderado por el "sargento Harvey" y es que la imensa mayoría de la gente les daba como derrotados en 4-5 partidos, el propio Daimiel pronosticaba derrota en 4 o 5 partidos mientras que otros como Doc Rivers (actual técnico LAC) pronosticaba derrota en 6 o 7 partidos.

El baloncesto desplegado por la conferencia Este siempre es sinónimo de guerra de guerrillas, lucha en el barro, baloncesto pesado y quizá en ocasiones aburrido para cierto tipo de público pero tanto o mas emocionante que el "Showtime" del Oeste. Y aquel ejército (porque eran hasta un total de 12 guerreros) se movían como pez en el agua en aquellas condiciones por lo que intentaron y consiguieron llevar aquella "guerra" hacía ese terreno donde cada canasta era un triunfo, donde cada canasta evitada contaba como una propia y poco a poco consiguieron maniatar a uno de los dúos mas terroríficos y mortíferos de los últimos tiempos (Shaq & Black Mamba) acompañados por dos viejos guerreros ("The Glove" & "The Mailman").

Tras sorprender en el primer partido en Los Ángeles ganando contra todo pronóstico el sargento Harvey cometió un error en el segundo (que pudo ser crucial) y fue el de no "cortar la cabeza" de "Black Mamba" y éste le asestó una picadura que a la postre pudo ser mortal.

 

Una vez perdido el game 2 de las finales del 2004, la serie estaba empatada. El sargento Harvey dijo a los periodistas:

"Estamos aplastados. Tuvimos el partido ganado. Todo el mundo está con la cabeza abajo en el vestuario."

Larry se daba vueltas por no haber realizado la falta a Shaq nada mas que los Lakers sacaron de banda. En el bus del equipo el sentimiento de sus guerreros era contrario y en especial, dos de ellos. Concretamente el sentir de Mr Big Shot (la cabeza pensante) y Big Ben Wallace (el corazón). Mientras el sargento una vez ya en el autobús con destino al aeropuerto para coger el vuelo hacia Detroit tenía pensado pedir disculpas a sus jugadores...

"Recuerdo que en Philly..." comenzó Larry.

Rápidamente Ben Wallace lo interrumpió: "No se trata de Philadephia." 

Larry siguió hablando cuando de repente Billups decidió que ya había escuchado suficiente. 

"Vuelve a la parte delantera del autobús." le dijo a su entrenador. "No vamos a volver a Los Ángeles."

Y cómo bien dijo Mr Big Shot aquel ejército de Larry no volvió a la ciudad angelina para conquistar aquel título.

No eran los únicos (Chauncey y Ben) que pensaban aquello. Tras el título logrado Tayshaun Prince declaraba: "Los superamos. Sabíamos que éramos capaces de ganar a cualquier equipo de esta liga. Y lo hemos demostrado." El Príncipe del Palace había culminado unos Playoffs al alcance de muy pocos y una final para recordar defendiendo a Black Mamba.

El polémico Rasheed Wallace (BALL DON´T LIE) con el jersey de los Red Wings encima: "No tengo palabras para describir esta sensación. Sólo me siento tremendamente bien por dentro."


Bill Davidson (propietario por aquel entonces): "En realidad Los Ángeles han tenido un poco de suerte y han conseguido ganar un partido. Hemos estado trabajando durante mucho tiempo para llegar a conseguir esto. Estoy muy muy emocionado, ganar este año era posible al menos eso me parecía a mí. El equipo no tiene ninguna super estrella pero si jugadores jóvenes y con hambre de hacer cosas importantes. Ben Wallace es el líder. Seguramente uno por uno ninguno sea el mejor en su posición pero como equipo, no hay ninguno mejor. Encajan a la perfección unos con otros."

Joe Dumars: "Sin Bill, nada de esto podría haber sido posible. Él me da absoluta libertad de ejercer mi trabajo, sin él esto no se habría conseguido."

Larry Brown (camiseta de los Tigers encima): "Espero que nuestro equipo sea un reflejo de nuestra ciudad, de eso se trata. Tenemos a los mejores fans. Todo esto se trata de jugadores. De la manera que han jugado, han enseñado a los niños que como equipo y con un gran grupo se puede tener éxito. Esto es genial para la liga. La forma en que ganamos y a quién ganamos es increíble, nos deja un sensación maravillosa."

Y cómo en la época de los Bad Boys he encontrado una pequeña conexión con Jordan y los Pistons. Por aquel entonces "creció" (no se mal entienda) con los Bad Boys, en esta ocasión Hamilton acabó en Detroit (por entre otros factores) no llevarse con Michael. Rip fue uno de los pocos que se atrevió a elevar la voz contra Jordan (a posteriori). Volviendo al meollo de la cuestión, Rip Hamilton: "A nadie le gusta correr detrás de un jugador. A mi me encanta correr, incluso cuando mis compañeros no me dan el balón, disfruto haciéndolo. Muchos jugadores me han pedido que pare de hacerlo o han tenido que cambiar con un compañero durante un par de posesiones para descansar." Arnie Kander (preparador y fisio del equipo) cree que Rip podría jugar los 48 minutos de todos los partidos, sólo tomando como descanso los tiempos muertos. Una cuidadosa dieta y su tremenda genética hacen de él un jugador especial.

Billups: "Hemos trabajado muy duro para tener este tipo de reconocimiento y es tan grande lo que hemos conseguido que los fans salen a celebrarlo. Es posible que ellos tengan mejores jugadores que nosotros, pero como equipo siempre he sentido que nosotros somos superiores. ¡ESTAMOS EN LA CIMA DEL MUNDO!.

Kwame Kilpatrick (alcalde de Detroit por aquella época): "Esto es absolutamente fantástico. La ciudad esta orgullosa del equipo. No se puede pedir nada mejor. Creo que los periódicos, los medios de comunicación estaban en lo cierto, el baloncesto es una manera de unir a la gente. Estamos todos juntos, el espíritu de Detroit está vivo, muy vivo y es un movimiento real de la ciudad hacia el equipo que lo ha representando y con el que se ha identificado tan bien. Work hard, play hard."

Muchos recordarán a este comando como los Bad Boys 2.0 pero no se se equivoquen. Los originales defendían igual de bien o mejor que estos (seña de identidad de los anillos logrados por la franquicia) pero en ataque eran superiores.

Bill Laimbeer: "La mayor diferencia con nosotros es que ellos no tienen tantos anotadores como nosotros. La gente infravalora un montón nuestro ataque."

Uno de los componentes de este ejército, Lidsey Hunter lo corrovoró: "La gente trata de etiquetarnos como los Bad Boys 2.0 pero somos un equipo totalmente diferente."

Rick Mahorn el "Bad Boy" por excelencia lo tiene claro: "No estarían ni cerca de nosotros en un partido."

Joe Dumars: "No me atrevo a comprarlos, porque un equipo ganó 2 campeonatos y el otro está en una final. Pero supongo que si tienes que comparar ambos han llegado lejos gracias a sus defensas."

So remember, "Not Bad Boys II, yes Team D."

Y cómo si de un episodio del "Team D" se tratara, Best Five Alive culminaron su misión de manera satisfactoria. Porque por muchos nombres que podamos asignarles, ellos mismos se bautizaron así.